El Sotano del Barro.


Desde el albergue ecológico de Santa María de los Cocos se accede al Sótano del Barro, hubicado en el estado de Querétaro, formación geológica única por sus características y tamaño. La boca del Sótano está cubierta por bosques de encino que enmarcan su enorme y majestuosa sima, de aproximadamente 200 por 400 metros de diámetro, y que con un tiro vertical de 410 metros de caída libre es uno de los más largos del mundo.


   
Esta zona núcleo sirve de refugio para la última colonia de guacamayas verdes del centro de México, especie de ave en peligro de extinción. Ofrecen con su entrada y salida un espectáculo único ya que forman círculos concéntricos al tiempo que lanzan sus estridentes reclamos.